Inconvenientes de correr mundo de Hermanos Grimm

Una pobre mujer tenía un hijo que deseaba viajar y correr mundo. Díjole la madre:
— ¿Cómo quieres marcharte? No tengo dinero, ¿qué te llevarás?
Respondió el muchacho:
— Ya me las arreglaré. En todas partes iré diciendo: no mucho, no mucho.
Marchóse y estuvo bastante tiempo repitiendo siempre: «No mucho, no mucho, no mucho,» hasta que encontró a unos pescadores y les dijo:
— ¡Dios os ayude! No mucho, no mucho, no mucho.
— ¿Qué dices, animal: no mucho?
Y, al sacar la red, efectivamente había pocos peces. Arremetió uno de los pescadores contra él, armado de un palo, diciendo:
— ¡Voy a medirte las costillas! — y la emprendió a estacazos con él.
— ¿Qué tengo que decir, pues? — exclamó el mozo.
— ¡Que pesquéis muchos, que pesquéis muchos!, eso es lo que debes decir.
Siguió el muchacho andando, y repitiendo una y otra vez: «Que pesquéis muchos, que pesquéis muchos.» Al poco tiempo llegó ante una horca, en la que había un pobre ladrón al que se disponían a ahorcar. Y exclamó el mozo:
— Buenos días. ¡Que pesquéis muchos, que pesquéis muchos!
— ¿Qué dices, imbécil? ¿Aún ha de haber más mala gente en el mundo? ¿No basta con éste?
Y recibió unos palos más.
— ¿Qué debo decir, entonces?
— Debes decir: «Dios se apiade de esta pobre alma.»
Alejóse el muchacho, siempre repitiendo: «¡Dios se apiade de esta pobre alma!.» Y poco después se encontró junto a un foso, en el que un desollador estaba despellejando un caballo. Dice el joven:
— Buenos días. ¡Dios se apiade de esta pobre alma!
— ¿Qué dices, estúpido? — replicó el desollador, largándole con su herramienta un trastazo en el pescuezo que le hizo perder el mundo de vista.
— ¿Qué debo decir, pues? — preguntó el infeliz.
— Debes decir: «¡Al foso con la carroña!.»
Y el muchacho siguió adelante, sin cesar de repetir: «¡Al foso con la carroña!.» He aquí que se cruzó con un coche lleno de viajeros y dijo:
— Buenos días. ¡Al foso con la carroña!
Y dio la casualidad de, que el carruaje volcó en un foso. El cochero agarró el látigo y, emprendiéndola a latigazos, dejó al muchacho tan mal parado, que no tuvo más remedio que regresar, casi a rastras, a casa de su madre. Y desde entonces se le quitaron para siempre las ganas de viajar.

Añadir un comentario
Leer la cuento Inconvenientes de correr mundo del poeta Hermanos Grimm en el sitio CuentosOnline - los mejores cuentos hermosos para niños en español.