La señora Trude de Hermanos Grimm

Había una vez una niña que era muy obstinada y curiosa que nunca obedecía a sus papás. Por eso ella nunca estaba bien.

Un día la niña dijo a sus papás:

-He oído hablar mucho de la señora Trude y me gustaría ir a conocerla. La gente dice que es una persona muy extraña. Dicen que en su casa hay cosas muy raras, y tengo curiosidad por ver todo lo que guarda.

A los papás de la niña no les pareció buena idea, así que le prohibieron que fuera a casa de la señora Trude.

-La señora Trude es una mala mujer que hace cosas malas-le dijeron-. Si vas a su casa no obtendrás nada bueno, hija. ?

Pero la niña tenía tanta curiosidad que ignoró la prohibición de sus padres, así que fue a casa de la señora Trude a escondidas.

Cuando la niña llegó a casa de la señora Trude, esta le dijo:

-¿Por qué estás tan pálida?

-¡Ah!- respondió la niña, mientras todo su cuerpo temblaba-, es que tenía mucho miedo. Lo que he visto me ha aterrorizado.

-¿Qué has visto? -preguntó la señora Trude.?

-Vi a un hombre negro parado en sus gradas a la entrada -dijo la niña.

-Ese era un minero -dijo la señora Trude.

-Luego vi a un hombre verde -dijo la niña.

-Ese era un cazador -respondió la señora Trude.

-Después vi a un hombre de color rojo como la sangre -dijo la niña.

-Ese era un carnicero -dijo la señora Trude.

-Ah, señora Trude, yo estaba aterrorizada, miré por la ventana y no la vi a usted por ninguna parte, solo vi a alguien que parecía el mismo diablo con una cabeza de fuego -dijo al niña.

-¡Oh! -dijo la señora Trude-, entonces has visto a la bruja enLa señora Trude su traje adecuado. He estado esperando por ti y deseando tu llegada desde hace mucho tiempo. Tú me darás un poco de luz.?

De inmediato convirtió a la niña en un tronco de madera y la arrojó al fuego. Y cuando estaba en plena luz, se sentó cerca del fuego y, calentándose, dijo:

-Lástima, este brillo fulgurante será sólo por esta vez.

La pobre niña aprendió demasiado tarde lo importante que es obedecer y hacer caso de los consejos de los papás porque, aunque no entendamos por qué nos prohiben las cosas, si lo hacen es por algo.

Añadir un comentario
Leer la cuento La señora Trude del poeta Hermanos Grimm en el sitio CuentosOnline - los mejores cuentos hermosos para niños en español.